Transitando

Temario

Conducta del pasajero

El primer día de clases

Tag: Cuentos.

Los hermanos Daniel, Gabriel y Javier iban a empezar sus clases el mismo día. Daniel era el mayor de los tres, por lo que sus padres ya lo dejaban ir caminando al colegio junto a sus amigos. Gabriel era el segundo, y le gustaba mucho viajar en bus, por lo que sus papás le habían dado permiso para ir al colegio en bus con sus amigos. Y Javier, el menor de los tres, era muy pequeño todavía, por eso sus papás lo llevaban en auto al colegio.

Al termina el primer día de clases, la mamá de los tres hermanos sirvió el almuerzo. Juntos en la mesa, cada uno contó cómo les había ido en su ida y regreso al colegio. Daniel contó que la pasó increíble, que junto a sus amigos fueron caminando por la calle, corriendo y saltando de un lado a otro, pasándose la pelota de fútbol entre ellos y haciéndoles bromas a otras personas. Gabriel contó que se divirtió también con sus amigos en el bus, pasándose de un asiento a otro, sacando sus brazos y cabezas por la ventana para hacerles muecas a otros conductores. Y Javier contó que también la había pasado bien en su ida al colegio, cantando canciones
de la radio con sus papás, jugando adivinanzas y contando los carros que pasaban a su lado. Cuando terminó de hablar, sus dos hermanos se rieron. Ellos le dijeron “pero lo que tú hiciste no es divertido”. “Nosotros nos pasamos la pelota, le hicimos bromas a otras personas y disfrutamos el camino como más nos gusta”, dijo Daniel.

En ese momento, el papá de los tres hermanos que había estado escuchándolos durante el almuerzo, se puso de pie y les dijo que estaban equivocados. Él les explicó que no deben comportarse así cuando caminan o van en bus al colegio, porque ese tipo de acciones pueden causar accidentes. ¡Deben prestar atención al camino! Daniel y Gabriel se dieron cuenta de lo que habían hecho y prometieron no volver a comportarse así al día siguiente. Desde ese día, Daniel y Gabriel aprendieron a comportarse como buenos transeúntes y pasajeros. Y Javier, el menor de todos, escuchaba con mucha atención las historias que sus hermanos le contaban cuando iban al colegio, preparándose así para el día en que él finalmente iría junto a ellos.

Comparte
este artículo