Transitando

Temario

Respeto y uso de los puentes y pasos peatonales

De la mano del abuelito

Tag: Lecturas.

Era una tarde calurosa de verano cuando Sarita le pidió un helado a su abuelito. Ella había sacado muy buenas notas en la escuela, así que el abuelito le dijo que se alistara para salir a buscar al heladero. Al abrir la puerta, Sarita estaba tan emocionada que salió corriendo hacia la calle de manera intempestiva, sin darse cuenta de que un ciclista estaba por cruzar la puerta de su casa.

El ciclista venía a velocidad moderada, y felizmente había colocado nuevos frenos a su bicicleta, logrando detenerse justo antes de chocarse con Sarita. ¡Qué susto se llevó la niña al ver que solo por milímetros se salvó de ser atropellada por una bicicleta! Su abuelito, también asustado, agradeció al ciclista por haber reaccionado rápidamente.

Tomó fuerte la mano de Sarita y le dijo: “De hoy en adelante, siempre saldremos de la mano y sin correr”. Sarita no olvidó nunca la lección: si va a cruzar la calle a buscar un helado debe hacerlo siempre de la mano de un adulto y mirando a los dos lados.

Comparte
este artículo
Descarga
    Preguntas:
  • ¿Por qué se asustó tanto Sarita?
  • ¿Cómo debemos salir a la calle los niños pequeños?